Jesucristo

Información sobre Jesucristo

Browsing Posts tagged STA. MARGARITA DE ALACOQUE

Dios es mi todo, y todo, fuera de El, es nada para mí”.

“El Corazón de Jesús tanto cuidado tendrá de vosotros cuanto os confiéis y abandonéis a El”.

“Cuando no miramos más que a Dios, ni buscamos otra cosa que su divina gloria, no hay nada que temer”.

“En la voluntad de Dios encuentra su paz nuestro corazón y el alma su alegría y su descanso”.

“Todas las más amargas amarguras no son más que dulzura en este adorable Corazón, donde todo se trueca en amor”.

“Es preciso darlo todo para tenerlo todo; el amor divino no sufre mezcla de cosa alguna”.

“Es bueno caminar por la fuerza de su Amor en sentido contrario a nuestras inclinaciones, sin Otro placer ni contento sino el de no tener ninguno”.

“Las cruces, desprecios, dolores y aflicciones son los verdaderos tesoros de los amantes de Jesucristo crucificado”.

“El mayor bien que podemos tener en esta vida es la conformidad con Jesucristo en sus padecimientos”.

“El Corazón de Jesús es un tesoro oculto e infinito que no desea más que manifestarse a nosotros”.

Corazón sagrado de mi amado Jesús: yo, aunque vilísima criatura, os doy y consagro mi persona, vida y acciones, penas y padecimientos, deseando que ninguna parte de mi ser me sirva si no es para amaros, honraros y glorificaros. Esta es mi voluntad irrevocable: ser todo vuestro y hacerlo todo por vuestro amor, renunciando de todo mi corazón a cuanto pueda desagradaros.

Os tomo, pues, oh Corazón divino, por el único objeto de mi amor, protector de mi vida, prenda de mi salvación, remedio de mi inconstancia, reparador de todas las culpas de mi vida; y asilo seguro en la hora de mi muerte. Sed, pues, oh Corazón bondadoso, mi justificación para con Dios Padre, y alejad de mi los rayos de su justa cólera. Oh Corazón amoroso, pongo toda mi confianza en vos, pues aunque lo temo todo de mi flaqueza, sin embargo, todo lo espero de vuestra misericordia; consumid en mi todo lo que os desagrada y resiste, y haced que vuestro puro amor se imprima tan íntimamente en mi corazón, que jamás llegue a olvidaros ni a estar separado de vos. Os suplico, por vuestra misma bondad, escribáis mi nombre en vos mismo, pues quiero tener cifrada toda mi dicha en vivir y morir como vuestro esclavo. Amén.