Evangelio de San Juan, cáp. 18.

28 De la casa de Caifás llevan a Jesús al pretorio. Era de madrugada. Ellos no entraron en el pretorio para no contaminarse y poder así comer la Pascua.
29 Salió entonces Pilato fuera donde ellos y dijo: “¿Qué acusación traéis contra este hombre?”
30 Ellos le respondieron: “Si éste no fuera un malhechor, no te lo habríamos entregado.”
31 Pilato replicó: “Tomadle vosotros y juzgadle según vuestra Ley.” Los judíos replicaron: “Nosotros no podemos dar muerte a nadie.”
32 Así se cumpliría lo que había dicho Jesús cuando indicó de qué muerte iba a morir.