LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR

*La Ascensión del Señor se celebra el jueves de la VI semana de pascua, en algunas diócesis es transferido al Domingo VII de Pascua.

P. Jordi RiveroLo sentó a su derecha en el cielo

  • Hoy recordamos el día que Jesús ascendió al cielo.
    • El dijo que nos prepararía un lugar para estar todos con El.
    • El cielo es estar perfectamente unidos a Dios por medio de Cristo.
       
  • ¿De verdad queremos ir al cielo?
    • Si entendemos que ir al cielo es ir a Jesús, dependerá de cuanto amamos a Jesús.
    •  
    • Cuando me despido de personas que posiblemente no vuelva a ver en este mundo, suelo decirles: “espero que nos encontremos en el cielo. Ellos suelen responder algo así: “¡Espero que no sea pronto!”
    • La verdad es que muy pocas personas desean ir al cielo. Si les damos a escoger entre cielo o infierno, dicen que prefieren el cielo. Pero prefieren aun mas su vida en la tierra.
    • El problema es que conocemos poco a Jesús y por eso lo amamos poco. Hay muchas cosas que ponemos antes que El.
    • No digo que despreciemos este mundo. Los santos deseaban ir al cielo y por eso vivían aquí con tanto amor. Porque en el cielo se vive el amor y se comienza a amar aquí.
    • Cuanto mas deseamos a Jesús (estar con El en el cielo) mas vamos a apreciar nuestra vida en la tierra. El nos da el Espíritu Santo para que podamos amar a todos y todas las cosas en Cristo.
    • Es como una novia que anhela por casarse con su novio. Cuanto mas lo anhela mas goza el noviazgo con toda la preparación.
       
  • No podemos imaginarnos el cielo porque está fuera de nuestras categorías de conocimiento. No puede una persona completamente ciega de nacimiento imaginarse los colores.
    • El cielo no es tanto un lugar como un estado de vida muy superior al nuestro. En el cielo no hay tiempo ni espacio. Solo podemos anticipar el cielo basado en el amor. ¡En el cielo todo se conjuga en el amor!
    •  En la tierra empezamos a amar, pero todavía tras velos y límites. En el cielo estaremos en la plenitud del amor.
    • Por eso, la ascensión NO es una fiesta triste y melancólica.
    • Al partir hacia el cielo, Cristo comienza a comunicar el Espíritu Santo a sus apóstoles y los frutos son inmediatos:
    • Jesus los reviste de fortaleza como les había prometido (cf. Evangelio de hoy)
    • Ellos “se postraron ante él (adoración) y se volvieron con gran alegría; y estaban siempre en el templo bendiciendo a Dios (alabanza).” (cf. Evangelio de hoy).
    • Son hombres nuevos llenos de convicción sobre la realidad de Cristo, llenos de propósito.
       
  • La ascensión es la fiesta de la entronización de Cristo. Sube al cielo y se sienta en Su trono a la derecha del Padre. Significa que Jesús ha transcendido a todas las limitaciones de este mundo y está con Dios. Significa que en Jesús, todos los hombres que creen transcienden también porque somos su Cuerpo.
    • Jesucristo ejercita ahora soberanía sobre los suyos, dándoles la gracia para llevar a cabo su misión en este mundo.  A través de ellos su presencia se hace presente en la tierra.  
    • Esta verdad es el fundamento de la nueva vida de los Apóstoles.
       
  • Esta misma experiencia del Señorío de Jesús es expresada por Pablo quien nos dice que Cristo se elevó por encima de todo. Señor “Kyrios”.  “puso todas las cosas bajo sus pies”.  
    • Frente a Cristo debe doblarse toda rodilla: en los cielos, la tierra y lo que está bajo la tierra  (Cf. Flp. 2,9)
       
  • Jesús, lejos de separarse de nosotros nos ha unido a El para siempre.
  • En Cristo, nuestra humanidad es elevada hasta Dios.
  • Nosotros somos miembros de su Cuerpo, unidos a la Cabeza.
  • Ya desde la tierra somos de su reino y no del mundo.
  • «He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo».
  • En la tierra podemos estar unidos a Cristo, pero hay diferentes capacidades de unidad. 
  • Un novio conoce a su novia y ambos se aman ya. Pero anhelan el día de la boda. 
  • Nosotros conocemos a Jesús pero vivimos en la esperanza firme del cielo. Si no tuviésemos ya los primeros frutos, no anhelaríamos la plenitud. 
  • Ir al cielo significa ir a estar “con Cristo” (Fi. 1,23)