Definición
Etim: Latín miraculum, milagro, maravilla.

Un milagro es un efecto perceptible a los sentidos que sobrepasa los poderes de la naturaleza y de todo ser creado. Es por lo tanto una acción que solo puede ser de Dios y tiene como fin dar testimonio de la verdad. Dios actúa gratuitamente por amor para dar un signo o
mensaje al hombre y una llamada a la conversión.

La creación está siempre bajo la guía providente de Dios. El generalmente realiza su obra valiéndose de las leyes que El mismo puso en la naturaleza, pero no está limitado a ellas.

Las Sagradas Escrituras, ya desde el Antiguo Testamento nos relatan muchos milagros (Moisés divide las aguas, Ex 14:21). Los mas importantes son los que hizo Jesucristo. Sus milagros manifiestan que El es verdaderamente Dios, ya que los hacía con su propio poder.


Discernimiento sobre Milagros
Padre Jordi Rivero

  • La Iglesia Católica cree que Dios hace milagros y que son signos de su amor y de su poder infinito sobre todas las cosas.
  • No solo hizo Dios milagros en tiempos bíblicos sino que suceden en la actualidad.  “También hoy se obran milagros y en cada uno de ellos se dibuja el rostro del Hijo del hombre-Hijo de Dios y se afirma en ellos un don de gracia y de salvación” (Juan Pablo II, Audiencia general de SS Juan Pablo II, 18 de noviembre, de 1987>>>).
  • No debe confundirse un milagro con los efectos de la gracia santificante. Se le llama milagro cuando es un efecto perceptible por los sentidos que sobrepasa las leyes naturales.
  • Dios pone al alcance de cada uno todas las gracias necesarias para salvarse sin necesidad de milagros particulares para cada persona. Los milagros, cuando Dios los concede, son un fenómeno extraordinario que recibimos con gratitud y que nos beneficia si nos dispone para recibir gracias.  
  • Los creyentes son libres para dar testimonio prudente de lo que han visto y oído. Pueden dar su opinión si consideran que se trata de un milagro, pero sujetos a la palabra final de la Iglesia.
  • El reconocimiento de un milagro por parte de la Iglesia solo lo puede otorgar la jerarquía. Esto ocurre tras una investigación rigurosa en la que intervienen expertos en la materia (médicos, científicos, tanto como teólogos).
  • La Iglesia no pretende investigar ni aprobar todos los milagros. Dios sin embargo ha querido que algunos milagros sean reconocidos por la Iglesia para confirmar una verdad. Ejemplos: Milagros que nos recuerdan la realidad sobre la Eucaristía, milagros asociados con alguna aparición mariana (ver Fátima), milagros que confirman la santidad de una persona en el proceso de canonización, etc.
  • Los milagros no se pueden ni programar, ni exigir. La fe del ministro o del enfermo no obliga a Dios a hacer un milagro. Si el milagro no ocurre no se debe concluir que el ministro o el enfermo tienen poca fe. ¿Acaso no habrá la Virgen María orado por protección para su Hijo contra toda agresión de sus enemigos? Sin embargo El murió en la cruz; ¿Acaso no rezó Jesús el Jueves Santo “aleja de mi este cáliz”?. Sin embargo Jesús murió en la cruz. Igualmente nosotros debemos abrazar la voluntad de Dios aunque sea contraria a nuestras expectaciones, aunque no se nos de el milagro que esperamos.
  • Los milagros tienen como propósito verificar la obra de Dios.  Así los “milagros, prodigios y señales”, como el mismo Jesús les había prometido (cfr. Hech 2, 22).
  • Un milagro puede ser anunciado por los mensajeros de Dios (la Virgen, santos, ángeles). Pero cuidado: El demonio puede engañar con apariencias de milagro para arrastrar al error. Es mas, el demonio puede rodear esos fenómenos de apariencias piadosas para confundir. Es por eso la importancia de la aprobación de la Iglesia antes de guiarse por mensajes relacionados con milagros. La historia demuestra que los impostores abundan.
  • Los verdaderos discípulos de Cristo no hacen alarde de sus milagros sino mas bien imitan la humildad del Maestro. Esa humildad se prueba en la disponibilidad de abrazar la cruz. “Dijo Jesús a sus discípulos: ´´Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame´´” -Mateo 16,24. La gloria del Cristiano es la cruz: “Nosotros predicamos a un Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles” -I Corintios 1,23. 
  • Dios permite el sufrimiento de los santos y en la mayoría de los casos no hace el milagro sino que los ayuda a crecer en santidad por medio del sufrimiento. Veamos el ejemplo de San Pablo. Dios hizo milagros por medio de el, sin embargo el mismo Pablo sufrió mucho sin recibir curación: “Y por eso, para que no me engría con la sublimidad de esas revelaciones, fue dado un aguijón a mi carne, un ángel de Satanás que me abofetea para que no me engría. Por este motivo tres veces rogué al Señor que se alejase de mí. Pero él me dijo: «Mi gracia te basta, que mi fuerza se muestra perfecta en la flaqueza». Por tanto, con sumo gusto seguiré gloriándome sobre todo en mis flaquezas, para que habite en mí la fuerza de Cristo. -II Corintios 12,7-9

http://www.corazones.org/diccionario/milagros.htm#Milagro de Gracia