Evangelio de San Marcos, cáp. 10.

17 Cuando se puso en camino, un hombre corrió hacia él y, arrodillándose, le preguntó: “Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la Vida eterna?”.

18 Jesús le dijo: “¿Por qué me llamas bueno? Sólo Dios es bueno.

19 Tú conoces los mandamientos: No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no perjudicarás a nadie, honra a tu padre y a tu madre”.

20 El hombre le respondió: “Maestro, todo eso lo he cumplido desde mi juventud”.

21 Jesús lo miró con amor y le dijo: “Sólo te falta una cosa: ve, vende lo que tienes y dalo a los pobres; así tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme”.

22 El, al oír estas palabras, se entristeció y se fue apenado, porque poseía muchos bienes.