Esta devoción, extraída de un libro de oraciones de mediados del siglo XIX, está prácticamente olvidada en los devocionarios modernos. Pese a ello numerosos Papas del pasado como León X, Gregorio XIII o Sixto V, le concedieron indulgencias. Su origen se atribuye al beato Miguel de Florencia, monje camaldulense, quién la rezó diariamente hasta el día de su muerte ocurrida el 11 de enero de 1522. Se llama Corona de la vida del Señor porque se reza en honor de Jesucristo y se compone de treinta y tres Padrenuestros en memoria y veneración de los treinta y tres años que vivió en la tierra. Se divide en cuatro partes: la Venida, la Conversación, el Tránsito y la Glorificación. Además se rezan cinco avemarías en honor a sus cinco llagas. Por último se termina rezando el Credo en honor de los santos Apóstoles y como un perfecto resumen del nacimiento, vida y muerte de nuestro redentor Jesucristo.

[Anunciación de Sandro Botticelli. 1489]
Anunciación.
de Sandro Botticelli. 1489
Galería de los Uffizi,
Florencia
MISTERIOS DE LA VENIDA
SACRATÍSIMA DEL SEÑOR
[Adorno]

El arcángel Gabriel anuncia a María santísima la Encarnación del Verbo divino en su purísimo seno. 

Ave Maria…

  

1. El Hijo de Dios hecho hombre nace de María Virgen en un pesebre. Padre nuestro… 

2. Los Ángeles se alegran, y cantan: gloria in excelsis Deo. Padre nuestro… 

3. Le adoran los pastores, avisados por los Ángeles. Padre nuestro… 

4. Al octavo día es circuncidado y recibe el santísimo nombre de Jesús. Padre nuestro. 

5. Es adorado por los Reyes magos, quienes le ofrecen oro, incienso y mirra. Padre nuestro. 

6. Es presentado en el templo, y profetizado Salvador del mundo. Padre nuestro… 

7. Huyendo de la persecución de Herodes, es llevado a Egipto. Padre nuestro… 

8. No encontrándole, son degollados los Inocentes. Padre nuestro… 

9. San José y su Madre le vuelven á Nazaret, su patria. Padre nuestro. 

10. A la edad de doce años disputa en el templo con los doctores. Padre nuestro… 

 
[Cristo en casa de sus padres de John Everett Millais. 1850]
Cristo en casa de sus padres
de John E. Millais. 1850
Tate Gallery
Londres
MISTERIOS DE LA CONVERSACIÓN
SANTÍSIMA DEL SEÑOR
[Ir al principio de esta página]
[Adorno] 

Jesús es obedientísimo a su Madre la Virgen santísima y a san José. 

Ave María…

   

1. A la edad de treinta años es bautizado por san Juan en el Jordán. Padre nuestro… 

2. Ayuna cuarenta días en el desierto , y vence al demonio tentador. Padre nuestro… 

3. Practica y predica su santa ley de vida eterna. Padre nuestro… 

4. Llama a sí a los discípulos, quienes al punto lo dejan todo para seguirle. Padre nuestro… 

5. Hace el primer milagro convirtiendo el agua en vino exquisito. Padre nuestro… 

6. Sana a los enfermos, endereza a los estropeados, da oído a los sordos, vista a los ciegos y vida a los muertos. Padre nuestro… 

7. Convierte pecadores y pecadoras, y les perdona sus pecados. Padre nuestro… 

8. Perseguido de muerte por los judíos, en vez de castigarlos los corrige con dulzura. Padre nuestro… 

9. Se transfigura sobre el monte Tabor en presencia de Pedro, Santiago y Juan. Padre nuestro… 

10. Entra triunfante en Jerusalén montado en un asno, y arroja a los profanadores del templo. Padre nuestro…

[Jesús se encuentra con su madre de William A. Bouguereau. 1888]
Jesús se encuentra con su madre camino del Calvario. 1888
de William A. Bouguereau
MISTERIOS DEL TRÁNSITO
AMARGUÍSIMO DEL SEÑOR
[Adorno]

Jesús se despide de su santísima Madre, antes de ir en busca de la muerte por nuestra eterna salvación. 

Ave María…

  

1. Celebra la última cena pascual, y lava los pies a los Apóstoles. Padre nuestro… 

2. Instituye el santísimo sacramento de la Eucaristía. Padre nuestro… 

3. Orando en el huerto suda sangre, y es confortado por el Ángel. Padre nuestro… 

4. Vendido con el beso por Judas, es preso y atado por la cohorte como un gran malhechor. Padre nuestro… 

5. Es falsamente acusado, abofeteado, escupido e injuriado de otros modos en cuatro tribunales. Padre nuestro… 

6. Mira con compasión a Pedro después de haberle este negado tres veces, y le convierte, mientras que Judas, desesperado, se ahorca y se condena. Padre nuestro… 

7. Es azotado cruelmente en la columna, recibiendo innumerables golpes. Padre nuestro… 

8. Coronado de espinas, es mostrado al pueblo que grita: “Sea crucificado, sea crucificado”. Padre nuestro… 

9. Condenado a muerte, lleva a cuestas con grandísimo dolor la pesada cruz hasta el monte Calvario. Padre nuestro… 

10. Crucificado entre dos ladrones, después de tres horas de penosísima agonía, muere, es herido en el costado con la lanza, y es sepultado. Padre nuestro… 

   
[Virgen rezando de Sassoferrato. 1640]
La Virgen rezando
de Sassoferrato. 1640-50.
National Gallery
Londres
MISTERIOS DE LA GLORIFICACIÓN
ADMIRABLE DEL SEÑOR
[Ir al principio de esta página]
[Adorno]

Jesús, resucitando al tercer día, visita antes que a otro alguno a su santísima Madre. 

Ave María…

  

1. Se aparece a las tres Marías, y las ordena que avisen a los discípulos como le han visto resucitado. Padre nuestro. 

2. Se aparece a los discípulos, y les muestra sus santísimas llagas, y las hace tocar á Tomás. Padre nuestro. 

3. Cuarenta días después de su resurrección, bendiciendo a su santísima Madre y a todos sus discípulos, sube a los cielos. Padre nuestro. 

Te rogamos Virgen santísima que nos alcance también a nosotros la bendición de tu divino Hijo Jesucristo ahora y en la hora de nuestra muerte. 

Ave María… Se termina la corona rezando el Credo en honor de los Apóstoles, y por último se puede rezar la siguiente oración compuesta, según se cree, por san Agustín:

 

ORACIÓN FINAL DE SAN AGUSTÍN

Señor mío Jesucristo, que para redimir al mundo y librarle del infierno quisiste nacer entre nosotros pasible y mortal, ser circuncidado, reprobado y perseguido por los judíos, vendido por Judas vuestro discípulo con un beso sacrílego, y, cual manso e inocente cordero, atado con cuerdas, y arrastrado ignominiosamente a los tribunales de Anás, Caifás, Pilatos y Herodes; quisiste ser acusado por falsos testigos, destrozado con azotes y coronado de espinas, abofeteado, escupido, cubierto por escarnio vuestro divino rostro, vilipendiado de mil maneras, ultrajado, colmado de baldones é ignominias, y finalmente despojado de vuestras vestiduras, clavado y levantado en una cruz entre dos infames ladrones, amargado con hiel y vinagre, y traspasado con una lanza quisiste consumar la grande obra de nuestra redención. ¡Ea! piadosísimo Redentor mío, por estas tan grandes y crueles penas que padecisteis por mi amor, y que yo, aunque sumamente indigno, voy meditando por la santa cruz y por vuestra amarguísima muerte, libradme de las penas del infierno, y dignaos acogerme en el paraíso, a donde condujiste al ladrón arrepentido, crucificado con Vos, Jesús mío, que con el Padre y el Espíritu Santo vivís y reináis por todos los siglos de los siglos. Así sea.